Sólo si eres alguien que aprecie los sentimientos y sus pensamientos, disfrutará de la escritura de ellos.
Éste blogger permanecerá abierto para el disfrute del lector por petición solicitada de compañer@s blogueros, tendrá la actividad qué las musas así lo dispongan.

15 de marzo de 2015

Tan solo era aire.


En mis manos
nada tengo,
nada me llevé
nada guardo.
No quedan residuos
ni resquicios que recuerde
que un día se llenaron,
se evaporaron
como el humo de un cigarro.
Quizás porque nunca se ocuparon,
tan solo era aire atrapado,
efímero,
que no deja rastro.
Dilatando tanto tiempo,
atrapándolo,
gritaban en su silencio.
Hasta que las abrí
levantándolas hacia el cielo,
como recogiendo la mañana,
buscando
el tardío sol incipiente
de una primavera que no llega,
que tarda.
La nada inexistente
ignorando el vacío existente
al ser consciente
que jamás habías estado.
Tropezando,
pensando que era rica
teniendo lo más preciado,
con tanta zozobra
que podía regalarlo,
y como si de un espejismo se tratara
la realidad destapó la venda.
Que ciegos estamos
cuando se han esfumado,
todas las ilusiones
en unas falsas manos.
Nada tengo,
nada me llevé,
nada guardo.


Yayone Guereta.



4 comentarios:

  1. La decepción versificada sin censura propia. Es duro ver cómo se liquida una ilusión cuando nuestra mirada es capaz de ver libre de condicionantes subjetivos, ¿verdad?

    Nada tienes porque hay personas que nada pueden dejar. Lo más importante es recuperar lo que de ti se haya llevado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Bardo. Por otra parte, con nada venimos y nada nos llevaremos.
      Millón de besos.
      Gracias, Bardo.

      Eliminar
  2. Nada tienes efectivamente , nada que den otros , pero te tienes a ti y el aprendizaje quizás duro de una desilusión , un abrazo a tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer leerte en mi blogspot Edith.
      Un fuerte abrazo, amiga.
      Besos.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.