Sólo si eres alguien que aprecie los sentimientos y sus pensamientos, disfrutará de la escritura de ellos.
Éste blogger permanecerá abierto para el disfrute del lector por petición solicitada de compañer@s blogueros, tendrá la actividad qué las musas así lo dispongan.

20 de junio de 2016

Empacando el alma.



Me recogí en una otoñal estación
donde gestando caprichosa hizo nido 
en éste corazón que dejó su cordialidad apartado al mundo,
porque el desamparo se presentó instalándose a sus anchas,
paralizando el latido, y eso que sólo, 

-venía de visita-, 

aquella noche que decidió romperme las horas de un tiempo
y del que se adueñó por cuenta propia.

Es el rostro el que adivina las mañanas frente al espejo
presentando la realidad,
mostrándose en forma de lágrima, deslizando su humedad, 

-empacando el alma-, 

gastándose en el almacén que tragará el desfiladero,
pues la mirada se contempla cansada en una veracidad 
que no pasa indiferente surcando huella.

Me acomodo en ti, Soledad,

y acogida en tu hermosura te entrego mi entrecortado suspiro,
porque me llegaste a tocar como nadie lo hizo
y llevas el silencio escrito con mi nombre, 
endiablada y bella...

te hiciste de mis nostalgias dueña asiéndome a tu cintura.


Yayone Guereta.

9 comentarios:

  1. Hola amiga
    Que lindo poema
    Hay veces que hay que empacar el alma
    Para nunca volver verdad.
    Me superencanta su poema

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo.
      Ciertamente hay que hacerlo a veces.
      Una expresión de calificación muy cuqui.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Vista por ti es hermosa esa soledad.
    Que no te duela jamás.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la belleza de saborear-la.
      Que sea sosiego.

      Besos.

      Eliminar
  3. Es pasear por un desfiladero de sentimientos... Recogerse y empacar el ser.
    Qué manera más sutil de versar dolor!!

    Eres grande, amiga poetisa.

    Mil besitos, Yayone.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosa manera en palabras la tuya, con la que yo me quedo y agradezco, mi bella.

      Besitos todos, Ana.

      Eliminar
  4. Es hermosa la soledad que hoy nos ofreces Yayone, y es más, aún, porque tienes a quien ofrecersela, en esa soledad nos podemos hacer muy grandes si la sabemos llevar con hermosura, así como hoy nos la presentas en este gran poema.
    Besosssss!!! amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie mejor que a uno mismo, querida Carmen, nosotros mismos somos los que hacemos hermosas las cosas.

      Besos, amiga.

      Eliminar
  5. Una soledad hermosa Yayone. Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.